miércoles, 19 de junio de 2013

Corazón el Emperador de la Corte de los Órganos

CORAZON, EL EMPERADOR DE LA CORTE DE LOS ÓRGANOS

El corazón, es el órgano que conserva el espíritu, la parte no material del organismo, tiene actividades que no las podemos tocar, pero sí las podemos sentir. 

Los sentimientos así como la conducta son funciones que se llevan a cabo en el cerebro, pero surgen del corazón. El sentimiento de la alegría se produce cuando se manejan buenas cantidades de energía y de sangre, cuando hay además risa incontrolable, por ejemplo, por el efecto de una copa de vino, el hígado se calienta y surge la ira y la confusión. Aparece la alegría porque la sangre circula más lentamente, por ejemplo después de comer se absorbe  nutrientes y se mueve más lentamente la sangre. 

La sangre da calor a nuestro cuerpo y manifiesta el espíritu. 

El corazón maneja el sudor que parte del líquido sanguíneo. El sudor sale por la piel y la lubrica, y si no hay sudor es que el líquido de los vasos sanguíneos está disminuido el corazón empieza a disminuirse debilitándose los poros. 

El corazón es considerado el emperador del cuerpo; se manifiesta por su color rojo. Si un individuo tiene buena coloración, el corazón está bien; si está demasiado rojo o pálido, el corazón está mal.

EL CORAZÓN CONTROLA Y ES LA RESIDENCIA DE LA MENTE O SHEN.

Al hablar del Shen lo interpretamos de 2 maneras: como el conjunto de actividades mentales y el conjunto de aspectos emocionales y espirituales.

Para la Medicina Tradicional China la expresión de las emociones es también reflejo del funcionamiento de los órganos.  En condiciones normales, es natural que la persona experimente sentimientos tales como ira, tristeza, depresión, alegría y miedo. 

Esta expresión emocional es generada por estímulos diversos que no alteran al organismo y únicamente despiertan una reacción normal ante el estímulo. Pero existen estímulos muy intensos o  prolongados que provocan “sobre excitación de las emociones” y es entonces cuando se lesiona el organismo.

En la Medicina Tradicional China se considera que el estado de salud se expresa por la ausencia de síntomas tanto orgánicos como emocionales, en otras palabras, la enfermedad de algún órgano se expresa tanto con manifestaciones físicas, orgánicas, como con manifestaciones emocionales de la “mente”. En ningún momento se separan los síntomas del cuerpo y  de la mente, ni se considera el término vago de enfermedades psicosomáticas. 

Se considera  al organismo como un “todo” indivisible, en el que todas sus partes se encuentran estrechamente relacionadas entre sí. No existe la separación en cuerpo y mente. 

Por ejemplo, si algún órgano o sistema fundamental se desequilibra, este desequilibrio se expresa  con variedad de síntomas tanto “corporales como mentales”. Por ejemplo, si existe un desequilibrio en el sistema de bazo-estómago, se puede esperar que aparezcan síntomas tales como diarrea o estreñimiento, vómito, náuseas, falta de apetito, agruras, inflamación abdominal, dolor abdominal; pero también podemos encontrar síntomas como angustia, ansiedad, pesadez de cabeza y especialmente tendencia a la preocupación, disminución para generar nuevas ideas, etc.


Pilar Garibi

Experta en Aromaterapia y Liberación Emocional. Cosmetóloga. Acupuntura. Facilitadora del Masaje Gota de Lluvia. Vive en Zapopan, México. Realiza cursos y terapias en línea y presenciales.Soy una apasionada en animar y ayudar a otros a transformar su salud corporal, mental y espiritual!
Correo: ylacuaroma@gmail.com
www.facebook.com/YoungLivingAcuAroma
http://acu-aroma-therapy.com/
http://about.me/pilargaribi

Puedes publicar este capítulo en cualquier medio de comunicación mencionando a la autora y sus sitios web.